Holy Land Gratitude

08-04-2019Pastor's LetterFr. John Sims Baker

By the time this letter is printed, I hope that I am over jet lag! For some reason, it is much worse for me coming home than going over. In conjunction with the jet lag, I am even more in a state of awe and wonder at the pilgrimage to the Holy Land. Unlike the jet lag, I hope that the sense of awe and wonder does not wear off!

First of all, I am thankful to this wonderful parish for so generous and thoughtful a gift for my 25th anniversary of ordination to the priesthood. I cannot imagine anything that could have had a more profound impact on me. And to include my sister in the experience is thoughtfulness beyond measure. Thank you.

I don't really know how to share the experience with you now that I am back, but I will make a first effort in this letter today. During the pilgrimage, my sister and I brought your intentions to every site we visited from Nazareth to Bethlehem to the Sea of Galilee to Jerusalem -- and everywhere else. The very last church we visited on the pilgrimage was the Church of St. Anne in Jerusalem. It is the place where Sts. Joachim and Anne were living at the time the Blessed Virgin Mary was born so it marks her birthplace. There was a basket in this church for intentions and so we decided that we would leave the written intentions there in the hands of the Blessed Virgin and light a candle for all the rest. It was amazing how God directed everything on the pilgrimage just like this opportunity to leave the intentions in the best place possible.

Every moment of the pilgrimage was spiritually exhilarating, but the most profound moment must have been the opportunity for me to offer Mass in the Church of the Holy Sepulcher right over the tomb of Jesus where He was buried and where He rose! My intentions for that Mass were for Saint Rose parishioners and the benefactors of our trip. Earlier in the pilgrimage, I had had the opportunity to pray in this spot briefly, and there was a feeling of power that I cannot describe. The whole pilgrimage perhaps can best be summed up as a walk with the Lord Jesus.

The amazing thing is that I sense that same closeness here at Saint Rose. He is with us: Emmanuel!

Faithfully,
Fr. Baker

En Agradecimiento por mi Viaje a Tierra Santa

Para cuando se imprima esta carta, ¡espero haber superado la descompensación horaria! Por alguna razón, es mucho peor para mí volver a casa que ir a casa. Junto con la diferencia de horario, estoy todavía más asombrado y maravillado por la peregrinación a Tierra Santa. A diferencia de la descompensación de horario, espero que la sensación de asombro y admiración no desaparezca.

En primer lugar, estoy agradecido a esta maravillosa parroquia por un regalo tan generoso y reflexivo para mí 25 aniversario de la ordenación al sacerdocio. No puedo imaginar nada que pudiera haber tenido un impacto más profundo en mí. E incluir a mi hermana en la experiencia es una consideración más allá de toda medida. Gracias.

Realmente no sé cómo compartir la experiencia con ustedes ahora que he vuelto, pero hoy haré un primer esfuerzo en esta carta. Durante la peregrinación, mi hermana y yo llevamos sus intenciones a todos los sitios que visitamos desde Nazaret a Belén hasta el mar de Galilea a Jerusalén, y en muchos otros lugares. La última iglesia que visitamos en la peregrinación fue la Iglesia de Santa Ana en Jerusalén. Es el lugar donde los Santos Joaquín y Ana vivían en el momento en que nació la Santísima Virgen María, lo que marca su lugar de nacimiento. Había una canasta en la iglesia para las intenciones, por lo que decidimos dejar las intenciones escritas allí en manos de la Santísima Virgen y encender una vela para el resto. Fue sorprendente cómo Dios dirigió todo en la peregrinación al igual que esta oportunidad de dejar las intenciones en el mejor lugar posible.

¡Cada momento de la peregrinación fue espiritualmente estimulante, pero el momento más profundo debe haber sido la oportunidad para mí de ofrecer Misa en la Iglesia del Santo Sepulcro justo sobre la tumba donde Jesús fue enterrado y donde resucitó! Mis intenciones para esa misa fue para los feligreses de Santa Rosa y los benefactores de nuestro viaje. Al principio de la peregrinación, tuve la oportunidad de rezar brevemente en este lugar, y había una sensación de poder que no puedo describir. La peregrinación completa tal vez se pueda resumir mejor como un paseo con el Señor Jesús.

Lo sorprendente es que siento la misma cercanía aquí en St. Rose. Él está con nosotros: ¡Emmanuel!

Fielmente,
el P. Baker

BACK TO LIST