Stewardship

03-03-2019Pastor's LetterFr. John Sims Baker

We tend to be creatures of habit. That is, we tend to make habits of the things that are important to us and that we need to accomplish. We have habits of when we get up, when we go to work, when we pray and go to Mass, when we do our laundry, etc. We should likewise have a plan for how we support the works of the Church. Bishop Spalding is asking us to give to support the ministries of the diocese. We also need to give to support the ministries of the parish. If we are good stewards of the gifts that God shares with us, then we give back in an habitual way -- we have a plan. We set an amount or a percentage of our income to give back to God through the ministries of the Church. We decide when and how we will make these gifts, and we follow through habitually. In this way, we develop the habit of good stewardship. When we have developed this habit or virtue of giving and of generosity, it becomes easier, even joyful, to give. The habit turns us into generous people.

Faithfully,
Fr. Baker

Administración

Solemos ser criaturas con costumbres. Es decir, tenemos la costumbre de hacer habitualmente las cosas que son importantes para nosotros y que queremos lograr. Tenemos hábitos que hacemos cuando nos levantamos, cuando vamos a trabajar, cuando oramos y vamos a misa, cuando lavamos nuestra ropa, etc. También deberíamos tener un plan sobre cómo apoyamos las obras de la Iglesia. El obispo Spalding nos está pidiendo que apoyemos a los ministerios de la diócesis. También tenemos que apoyar los ministerios de la parroquia. Si somos buenos administradores de los dones que Dios comparte con nosotros, entonces devolvemos de manera habitual: hacemos un plan. Establecemos una cantidad o un porcentaje de nuestros ingresos para devolver a Dios a través de los ministerios de la Iglesia. Decidimos cuándo y cómo haremos estas donaciones, y lo seguimos de manera habitual, apoyamos como lo hacemos de costumbre. De esta manera, desarrollamos el hábito de una buena administración. Cuando hemos desarrollado este hábito o virtud de dar y de dar generosamente, se vuelve más fácil, incluso gozoso, dar. Esta costumbre nos convierte en personas generosas.

Fielmente,
el P. Baker

BACK TO LIST