More than Turkey!

11-22-2020Pastor's LetterFr. John Sims Baker

I love the holiday of Thanksgiving mainly because I love the act of thanksgiving. Saying thank you is one of the most important things that we can do in all of our close relationships and especially in our relationship with God. Thanksgiving is one of the fundamental and necessary forms of prayer. During the pandemic, I also find thanksgiving to be a way to rise above the grind of Covid anxiety and fatigue.

How does thanksgiving help so much? It is really very simple. To give thanks you have to get out of yourself. Thanks is given to someone else. You have to be thinking of someone else. Getting out of ourselves is the fundamental spiritual struggle. It is what the devil cannot do. He cannot stop thinking about himself. That is hell!

But it is heavenly to lift our hearts and minds to God in thanksgiving. It is like getting in an airplane and seeing things from a totally different and much wider perspective. We don't even notice so many of the little things that hold us down. In thanking God, He takes us up to His level, and we see things as God sees them.

For example, I don't know anything about where the pandemic is heading, but God does. When I thank Him for everything, rather than complaining about everything, I find peace and confidence not in me but in Him. Happy Thanksgiving!

"In all circumstances give thanks, for this is the will of God for you in Christ Jesus." 1 Thessalonian 5:18

Faithfully, 

Fr. Baker

¡Más que pavo!

Amo la festividad de Acción de Gracias principalmente porque amo el acto de acción de gracias. Decir gracias es una de las cosas más importantes que podemos hacer en todas nuestras relaciones cercanas y especialmente en nuestra relación con Dios. La acción de gracias es una de las formas fundamentales y necesarias de oración. Durante la pandemia, también encuentro que la acción de gracias es una forma de superar la rutina de la ansiedad y la fatiga de Covid.

¿Cómo ayuda la acción de gracias? Es realmente muy simple. Para dar las gracias tienes que salir de ti mismo. Se agradece a alguien más. Tienes que estar pensando en otra persona. Salir de nosotros mismos es la lucha espiritual fundamental. Es lo que el diablo no puede hacer. No puede dejar de pensar en sí mismo. ¡Eso es el infierno!

Pero es celestial elevar nuestro corazón y nuestra mente a Dios en acción de gracias. Es como subirse a un avión y ver las cosas desde una perspectiva totalmente diferente y mucho más amplia. Ni siquiera nos damos cuenta de muchas de las pequeñas cosas que nos detienen. Al agradecerle a Dios, Él nos lleva a Su nivel y vemos las cosas como Dios las ve.

Por ejemplo, no sé hacia dónde se dirige la pandemia, pero Dios sí. Cuando le agradezco por todo, en lugar de quejarme de todo, encuentro paz y confianza, no en mí, sino en Él. ¡Feliz día de acción de gracias!

"Dad gracias en toda circunstancia, porque esta es la voluntad de Dios para vosotros en Cristo Jesús". 1 Tesalonicenses 5:18

Fielmente,

El p. Baker

BACK TO LIST