Death and Taxes!

02-17-2019Pastor's LetterFr. John Sims Baker

After a successful year last year, the Bishop's Annual Appeal for Ministry is about to launch for a new year. I would like to get in front of the appeals from the diocese with some instruction about Christian stewardship.

One of the important truths of our Catholic faith is that everything matters. The various parts of our lives are not supposed to pull us apart and drive us crazy but rather are to be integrated into our discipleship of the Lord Jesus. Work, prayer, recreation, health, family, politics, etc. are not supposed to be separated in our lives but rather integrated under the lordship of Jesus Christ. He alone can hold us and all the aspects of ourselves together in a meaningful whole. I think that we deeply desire for our lives to have meaning - to make sense, and yet so often I fear that we feel trapped in meaningless activity.

This is why the idea of stewardship is so crucial. A steward is an official of the king who rules for Him when he is away. (If you are a Lord of the Rings fan, as I am, think of the Stewards of Gondor!) That is a very different way of thinking about our lives, and yet that is what we are if we believe God. Stewardship is based on the idea that our lives -- everything about them -- are pure gift. God has given us all that we have and all that we are responsible for. Since He is coming back, we want to be ready for Him with a good accounting of our stewardship. We are also grateful that we can understand how all the "stuff" of our lives, even the stuff that drives us crazy, is ultimately His and therefore meaningful.

And so we can be generous with our lives, including but not limited to, our money. Hey, it's not really ours anyway! In every decision and circumstance, we can always remember the loving and generous presence of God who has given us all - His very all on the Cross. What do we want to give back to Him?

Faithfully,
Fr. Baker

¡Muerte e Impuestos!

Después de un año exitoso el año pasado, la Apelación Anual para el Ministerio del Obispo está a punto de iniciarse para un nuevo año. Me gustaría estar al frente de las apelaciones de la diócesis con algunas instrucciones sobre la rectoría Cristiana.

Una de las verdades importantes de nuestra fe Católica es que todo importa. Las diversas partes de nuestras vidas no deben separarnos y volvernos locos, sino que deben integrarse en nuestro discipulado del Señor Jesús. El trabajo, la oración, la recreación, la salud, la familia, la política, etc. no deben estar separados en nuestras vidas, sino integrarse bajo el señorío de Jesucristo. Solo él puede mantenernos a nosotros y todos nuestros diferentes aspectos juntos de una manera significativa. Creo que deseamos profundamente que nuestras vidas tengan una razón de ser, que tengan sentido y, sin embargo, muchas veces temo que nos sintamos atrapados en actividades sin importancia.

Esta es la razón por la cual la idea de la administración es tan crucial. Un administrador es un oficial del rey que gobierna por Él cuando él está fuera. (Si usted es un fanático de El Señor de los Anillos, como yo, ¡piense en los Mayordomos de Gondor!) Esa es una manera muy diferente de pensar acerca de nuestras vidas, y, sin embargo, eso es lo que somos si creemos en Dios. La administración se basa en la idea de que nuestras vidas, todo sobre ellas, son un regalo. Dios nos ha dado todo lo que tenemos y tenemos que ser responsables. Ya que Él regresará por nosotros, queremos estar listos para Él con un buen informe de nuestra responsabilidad. También estamos agradecidos de poder entender cómo todas las "cosas" de nuestras vidas, incluso las que nos vuelven locos, son en última instancia enviadas por él y por lo tanto, son significativas.

Y así podemos ser generosos con nuestras vidas, incluyendo, pero no limitado a, nuestro dinero. ¡Oye, en realidad no es nuestro! En cada decisión y circunstancia, siempre podemos recordar la presencia amorosa y generosa de Dios quien nos ha dado todo: Todo nos dio en la Cruz. ¿Qué queremos devolverle a él?

Organización

Gracias a todos por su paciencia en nuestro tiempo de transición, ya que la comunidad hispana ha ingresado más plenamente en la parroquia de Santa Rosa. Es un desarrollo positivo para toda la parroquia. Sin embargo, ha venido con algunos malentendidos y un poco de desorganización. Gran parte de esto es culpa mía, y voy aprendiendo más sobre cómo funciona la comunidad.

Quiero aprovechar la oportunidad para reiterar que la comunidad hispana de la parroquia de Santa Rosa tiene una estructura organizativa que continúa guiando a la comunidad. Hay muchos ministerios y grupos que tienen líderes reconocidos para planificar y organizar las responsabilidades de cada ministerio. Estos líderes se reúnen regularmente conmigo y con el Padre Miguel. También hay un coordinador para los ministerios: Luis López, quien fue nombrado por el Padre Alejandro y reafirmado por mi parte en este puesto de servicio a la comunidad. A medida que avanzamos, comuniquémonos con los líderes de cada ministerio y el coordinador, si hay preguntas o solicitudes especiales. Creo que todo está funcionando bien en la comunidad. Me disculpo por cualquier malentendido que haya surgido a medida que aprendo más sobre la organización comunitaria.

A medida que avancemos, veremos cómo está estructurada la comunidad hispana, así como cómo está estructurada la comunidad de habla inglesa. Finalmente, me gustaría tener una estructura unida para organizar asuntos que involucren a toda la parroquia. Tomará tiempo y por eso les pido paciencia. Mientras tanto, continuaremos utilizando las estructuras que tenemos en su lugar.

Fielmente,
el P. Baker

BACK TO LIST